Jorge Morales Montor

Lugar y fecha de nacimiento: México Distrito Federal el 6 de Junio de 1966

Dirección de trabajo, teléfono, correo electrónico: Avenida Universidad # 3000, Universidad Nacional Autónoma de México, Tel 0055 56223158, E-mail: jmontor66@biomedicas.unam.mx

Área de investigación: Integración Neuroinmunoendocrina en la enfermedad

Breve descripción de la trayectoria académica:

El Dr. Jorge Morales Montor cursó los estudios de Biología en la UNAM, obteniendo el título en 1992. Obtuvo el grado de Doctor en Octubre de 1997. Su tesis doctoral fue reconocida con el Premio Lola e Igo Flisser PUIS a la mejor tesis de posgrado a nivel nacional en el área de parasitología, reconocimiento que también ya recibió cómo tutor, ya que uno de sus alumnos ganó en el 2008 el mismo galardón. En Noviembre de 1997, inició una estancia posdoctoral en el Departament of Cellular Biology de la Universidad de Georgia, en el laboratorio del Dr. Raymond T. Damián. El Dr. Morales recibió una beca de la Fogarty Foundation para llevar a cabo investigaciones sobre la esquistosomiasis en el mandril, siendo Panamerican Fellow por 4 años. Fue repatriado a México en el año 2001 por el CONACYT y se integró al Departamento de Inmunología del Instituto de Investigaciones Biomédicas. Actualmente Investigador Titular C Definitivo. En el Sistema Nacional de Investigades a la fecha, tiene el Nivel III, el más alto, por segundo período consecutivo. Con invitaciones a dar conferencias sobre su área de especialización alrededor del mundo constantemente, y las invitaciones para ser parte del comité editorial de más de 15 revistas internacionales indizadas,  la comunidad internacional reconoce el liderazgo del Dr. Morales Montor en su área. Algunas de sus contribuciones más importantes son: el determinar parcialmente el papel de las hormonas esteroides en el dimorfismo sexual inmunológico, en la polarización de la respuesta inmune y en la presentación antigénica. También ha hecho estudios muy relevantes en relación a cómo diversos estadios fisiológicos, cómo el ciclo estral, la edad, el sexo, o el embarazo afectan el funcionamiento del sistema inmunológico, endrocrinologico y nervioso, y cuáles moléculas pudieran ser las determinantes en éste contexto de red. Ha demostrado que el sistema nervioso central está involucrado en la regulación de la respuesta inmune a infecciones parasitarias, y el efecto de esta activación en diversas conductas del hospedero infectado. Pero también ha aportado datos muy interesantes que han sido un revulsivo en el estudio del enfoque moderno de la parasitología: el efecto de los esteroides sexuales sobre la regulación y expresión génica y proteómica parasitarias, determinando que genes están modulados por esteroides, involucrados en funciones muy importantes de los parásitos, cómo el establecimiento, crecimiento y reproducción. Finalmente, el uso práctico de los conocimientos adquiridos por los estudios arriba planteados, lo ha aplicado a una teoría que él llama  nuevos usos a viejos fármacos: el uso de hormonas y anti hormonas como terapia antiparasitaria. También ha ingresado en el estudio de los disruptores endocrinos y la enfermedad, estudiando el papel de los mismos en dos enfermedades muy importantes en el país en particular, y en latinoamerica en general: el cáncer y la obesidad, proyectos con los que ha formado dos consorcios de investigación. Sus resultados son una muy importante aportación para la salud tanto de los Mexicanos, cómo de los latinoamericano, ya que es aquí a donde se concentran en mayor grado problemas serios de salud relacionados con infecciones parasitarias, cáncer y obesidad. Sus investigaciones se caracterizan por un exhaustivo y minucioso trabajo experimental, y su producción científica suma ya 106 artículos publicados en revistas internacionales de alto impacto, tales cómo Nature, PlosOne, Journal of Immunology, y Journal of Infectious Diseases, entre otras. Lo anterior lo ha llevado a ser el 5to autor más citado en su área en el país. Su brillante trayectoria le  ha merecido más de 20 Premios, cómo el Premio Miguel Alemán Váldez en el Area de Salud 2006, la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Investigación en Ciencias Naturales 2006,  el Premio CANIFARMA Veterinario 2007 y 2009 en el área de Investigación Básica, y el Premio Heberto Castillo Martínez Ciudad Capital  2009 para Jóvenes Académicos  en Latinoamérica en Investigación Básica, y 3 veces consecutivas el Premio “Dr.  José Eleuterio González”, al mejor trabajo de Investigación en el XXVI Congreso Nacional de Investigación en Medicina, por mencionar solo algunos de sus logros. También ha sido galardonado con muchas distinciones, tales como su ingreso a la Academia Mexicana de Ciencias (2005), y el ser uno de los pocos científicos mexicanos en ser inducidos a  la Academia de Ciencias de América Latina (2008), merecidos reconocimientos a su calidad académica y trayectoria. Ha titulado y dirige a más de 20 alumnos de Licenciatura, 2 de Maestría y 11 de Doctorado, y ha dirigido a más de 30 alumnos de Servicio Social, y en estancias de investigación en su laboratorio. Su liderazgo académico se refleja en la confianza y respeto que sus pares le confieren, al haber sido Presidente de  la Sociedad Mexicana de Parasitología (una de las más viejas y prestigiadas sociedades científicas del país) y actualmente ser Presidente, y miembro fundador, de la Sociedad Mexicana de Neuroinmunoendocrinología. Ha sido invitado a Editar volúmenes especiales en diversas revistas de circulación internacional, y es miembro del Comité Editorial de revistas de importancia en su área de trabajo, cómo Parasite Immunology y The Open Parasitology Journal, entre otras. Ha sido jurado de los premios Arturo Rosenbluth a la mejor Tesis Doctoral del CINVESTAV, Jurado del Premio Lola e Igo Flisser PUIS 2010, y jurado del Premio Heberto Castillo, al mejor investigador latinoamericano 2012, otorgado por el gobierno del Distrito Federal.
Es de destacar que el Dr. Morales Montor es un científico joven, que ha desarrollado su meteórica y brillante carrera en México, apoyando y contribuyendo al desarrollo científico del  país, con la generación de nuevos conocimientos de frontera en el mundo, con la formación de recursos humanos de alto nivel, y con la aplicación de sus conocimientos básicos para generar nuevas tecnologías, que puedan ser usadas en el beneficio de la salud de los habitantes del país.